Exceso de grasa corporal y el cáncer

Los estudios muestran consistencia en afirmar la relación entre mayor porcentaje de grasa corporal y riesgo de cáncer.

La obesidad se considera factor que predispone a la aparición de cáncer de mama, de útero, de endometrio, colorrectal, de riñón, de esófago, de páncreas, de vesícula biliar, de cabeza y cuello, de próstata, y en últimas publicaciones de cáncer de tiroides.
Según los expertos, existen varios motivos que explican por qué el exceso de grasa corporal se convierte en factor de riesgo del cáncer.
En primer lugar, el exceso de grasa corporal ocasiona un aumento en los niveles de insulina y del factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1). En segundo lugar, esta composición corporal promueve inflamación crónica de bajo grado y por último, cantidades más elevadas de estrógenos circulantes.
Además, investigaciones recientes han establecido una relación entre el colesterol y uno de sus principales metabolitos (el 27-hidroxicolesterol) en el crecimiento específico del tumor de tiroides y el grado de agresividad del mismo.
Destacamos la importancia de los estudios que relacionan el exceso de grasa corporal con el riesgo de reaparición de la enfermedad en aquellas personas que siguen controles por diagnóstico previo de cáncer de mama, de próstata o cáncer colorrectal.

En la actualidad hay varias líneas de investigación que exploran mecanismos que relacionan la microbiota intestinal, con el exceso de grasa corporal y el cáncer. Se ha constatado que la diversidad de microbios que alberga en su intestino una persona con exceso de tejido graso, es diferente que la de una persona con una cantidad de tejido graso normal. Los desequilibrios de la microbiota intestinal se asocian con mayor grado de inflamación, alteraciones del metabolismo y genotoxicidad, lo que a su vez se relaciona con la aparición de cáncer.

En conclusión, el sobrepeso, obesidad o aumento de grasa corporal por encima de los valores de normalidad establecidos, aumenta claramente el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. En el caso del cáncer, no solo contribuye a su desarrollo, sino que favorece la progresión y las recaídas, dando lugar a peor pronóstico para los pacientes.
Los cambios en la alimentación que tienen como objetivo reducir la grasa corporal, y la inflamación sistémica crónica, así como mejorar y mantener en óptimas condiciones la microbiota del intestino, favorecen el pronóstico de los pacientes, reducen el riesgo de recaídas y mejoran la evolución clínica de los pacientes.

En el Institut Khuab disponemos de un equipo multidisciplinar experto en el asesoramiento nutricional del paciente con cáncer en cualquier fase de la enfermedad, así como del paciente con obesidad o sobrepeso, con el objetivo de reducir su riesgo de enfermar. A partir de una primera visita, implementamos un plan nutricional y de suplementación o tratamiento de soporte específico para conseguir los objetivos establecidos con cada paciente, mejorando, al mismo tiempo, su estado de salud global.

por Esther Deltor
Responsable área nutrición Institut Khuab