La importància de la hidratació

La importancia de la hidratación

Beber una cantidad adecuada de agua a diario, en cada etapa de nuestra vida, es fundamental. Es necesaria para el correcto funcionamiento de todos los aparatos y sistemas del organismo, para acciones tales como la regulación de la temperatura, de la tensión arterial, de la frecuencia cardiaca, entre otras. Una adecuada hidratación es vital: podemos estar sin comer durante periodos prolongados de tiempo pero, sin hidratarnos, apenas unos días.

La deshidratación sucede cuando no tomamos suficiente líquido, o hemos perdido demasiado por las causas que sean: náuseas, vómitos, diarrea, fiebre elevada, sudoración, toma de ciertos medicamentos… De ahí la importancia de mantener un equilibrio diario entre la ingesta y la eliminación.

Hemos de tener en cuenta que a medida que envejecemos también vamos perdiendo la capacidad de conservar el agua así como de tener sensación de sed.

Es primordial evitar llegar a sentir los signos y síntomas de la deshidratación, así como de ser capaces de detectarlos y poner remedio antes de que la situación se complique.

Algunos de los síntomas a los que debemos prestar atención son:

  • La sed. Solemos utilizarlo como primer síntoma pero no es el más indicativo de la deshidratación.
  • Sequedad de boca
  • La orina se torna de una tonalidad amarilla oscura o disminuye la cantidad.
  • Podemos padecer estreñimiento o, si ya lo padecemos agravarse.
  • Puede provocarnos dolor de cabeza, mareo, náuseas, piel seca y fría, sudoración profusa.

Cómo hidratarnos y mantener el equilibrio de fluidos:

  • No esperar a tener síntomas adversos para beber.
  • Tener siempre una botella o vaso de agua cerca al que poder recurrir.
  • Beber sorbitos de agua a intervalos frecuentes; normalmente tiene mejor tolerancia que beber un vaso de una sola vez.
  • Deshacer un trocito de hielo en la boca.
  • Si el sabor del agua no nos agrada, podemos añadirle una rodaja de limón, naranja, jengibre,…
  • Podemos hidratarnos también con caldos y/o infusiones que nos agraden.
  • Hay que tener en cuenta que muchos alimentos tienen un elevado contenido en agua (lechuga, sandía, etc)
  • Debemos evitar alimentos que nos impidan la correcta hidratación, como pueden ser las bebidas azucaradas y la cafeína.

Lo mejor que podemos hacer es estar prevenidos y evitar, en la medida de lo posible, llegar a la deshidratación severa, con la cual debemos consultar inmediatamente con el facultativo para tomar medidas cuanto antes.

En resumen, hidratarnos correctamente es fundamental en cualquier época del año.

por Paloma Del Castillo
Enfermera Instituto Khuab

Tags: