transtornos psicoemocionales

Transtornos psicoemocionales derivados de la pandemia y el confinamiento

La situación de incerteza derivada de la crisis sanitaria por la pandemia, las medidas de distanciamiento social instauradas desde hace meses (y que varían constantemente, dificultando las relaciones humanas óptimas), la crisis económica generalizada y la sobredosis informativa mediática (en ocasiones, con información contradictoria), han condicionado nuestras vidas, modificando nuestras rutinas, hábitos y forma de vivir, alterando las relaciones con nuestro entorno, limitando nuestros movimientos, viajes, ilusiones… 

Muchas personas están acusando a nivel físico, mental y psicoemocional el peso de todos estos cambios e incertezas, siendo generalizado el desánimo y cansancio, a nivel social. Los síntomas comunes relacionados con esta situación suelen ser inespecíficos, pero generan malestar y malvivir, como el insomnio, pocas ganas de hacer cosas, irritabilidad, mal humor, angustia o ansiedad, ganas de llorar, aislamiento, etc…

SI te encuentras en una situación como la que describo y quieres que te ayudemos a recuperar tu equilibrio y a mejor tu estado de ánimo, no dudes en contactarnos. Tenemos a tu disposición múltiples herramientas terapéuticas que, de forma natural y holística, te harán más resiliente, mejorando tu estado general y tu capacidad de disfrutar de la vida mientras, progresivamente, recuperamos la normalidad a nivel social.

Mientras, os dejo algunos consejos que os pueden ser útiles para evitar la aparición de síntomas psicoemocionales y vivir más en paz:

  • Hacer ejercicio físico regular adaptado a las necesidades de cada uno/a.
  • Mantener el contacto social (en la medida de lo posible), respetando la normativa de distanciamiento social establecida por las autoridades sanitarias.
  • Favorecer las relacionas plenas entre miembros de la familia o convivientes en un mismo domicilio, promocionando actividades compartidas, risas, conversaciones, juegos… y generando un ambiente amable y distendido.
  • Mantener una vida sexual adecuada y saludable.
  • Establecer rutinas diarias tanto laborales como de descanso y ocio.
  • Evitar la sobreestimulación visual antes de acostarse.
  • Buscar momentos de tranquilidad antes de acostarse parar relajarse mediante la realización de respiraciones profundas, meditación o silencio durante 15-20 minutos.
  • Evitar comer en exceso, especialmente alimentos altamente calóricos con azúcar refinado o bebidas y productos estimulantes. Favorecer la ingesta de alimentos integrales, frutas y verduras y alimentos nutritivos.
  • Prestar atención al autocuidado y al bienestar personal.
  • Pedir ayuda si la situación os desborda o aparecen síntomas que dificultan la actividad diaria habitual.

 

M. Velat Ràfols, directora médica

por M. Velat Ràfols, directora médica